Madame Curie, la “señora de la ciencia”

Viajero de la Ciencia, columna Carlos Vera

28 Abr 2021  •  12:42

28 de abril de 2021
Actualizado: 12:42h

Versión para imprimir

Netflix estrenó el viernes 16 de abril pasado una película con la biografía de Marie Curie, Madamme Curie, como más popularmente se la conoce, la Señora de la Ciencia Moderna, descubridora de la radiactividad natural emitida por la materia que nos rodea.

La película siendo inglesa, tiene la peculiaridad de que fue producida, por Inglaterra, Hungría y China. La actriz Rosamund Pike interpreta a Marie Curie y Sam Riley a Pierre Curie, su esposo. Es destacable la encarnación que Rosamund Pike hace de la científica por la dificultad de transmitir al espectador la conjunción de su carácter complejo. Era dulce, obstinada, tímida, curiosa, porfiada, implacable, rebelde, genio, todo en una única persona. La actriz lo logra maravillosamente. Film más que recomendable para los apasionados por las biografías y/o por la ciencia.

Guiada únicamente por su fortaleza y tenacidad, Madame Curie logra, hasta donde la tecnología de la época le permitió (y más también), penetrar profundamente en la materia y desentrañar el secreto que mejor guardaba: la radiactividad, propiedad por la cual un elemento químico al transformarse en otro (transmutación) emite energía porque la propia naturaleza los hizo inestables y buscan la estabilidad transmutando.

La palabra radiactividad se percibe a veces como “mala palabra” porque la asociamos con las consecuencias del accidente nuclear de Chernobyl. Sin embargo, la señora Curie, en el momento mismo del descubrimiento la propuso para uso en la medicina para tratar el cáncer ya en 1903: la Curieterapia, hoy llamada Radioterapia. ¿Cuántas vidas ha salvado?

Las enseñanzas de Marie Curie pasan por revelar que “transmutación no es brujería”, que la “creación no es inmutable” como su Dios, que la ciencia es un “esfuerzo asociativo” (ella lo experimentó trabajando e investigando hombro con hombro con un esposo), que la ciencia necesitaba de esta bandera “feminista”, que se puede ser de “mente abierta” sin perder la libertad y derrumbando temores y prejuicios.

Einstein, luego de la muerte de madame Curie, dijo de ella: “la Señora Curie es, de todos los seres célebres, el único que la gloria no ha corrompido”.

La columna del “Viajero de la Ciencia” de Justos y pecadores presenta un breve viaje por la vida y obra de Madame Marie Curie.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias