El fin del correísmo en Ecuador y los dos extremos frente a frente en Perú

Análisis del experto del CELAG, el español Sergio Sevilla

19 Abr 2021  •  18:16

19 de abril de 2021
Actualizado: 18:16h

Versión para imprimir

Finalizadas las elecciones en Ecuador y Perú el pasado domingo 11 de abril, y tras haberse consagrado presidente del primero Guillermo Lasso, y definir que irán al balotaje Pedro Castillo y Keiko Fujimori en el segundo, El Tungue Lé consultó al experto del CELAG, el español Sergio Sevilla sobre ambos resultados.

Sevilla, codirector de la Unidad de Análisis Político de este Centro Latinoamericano; antropólogo, observador internacional electoral, y exdiputado del Congreso español, permaneció entre los ecuatorianos desde el pasado noviembre estudiando el proceso.

En este país “poco más de la mitad de los electores optaba por opciones diferentes, sentían cierto agotamiento de la época correísta, que también incluye a Lenin Moreno, a pesar de que éste haya sido el principal adversario y perseguidor de Rafael Correa no deja de ser un ex vicepresidente suyo; entonces de alguna manera no se sabía muy bien qué iba a hacer esta gente, y finalmente optaron por pasar página a una época. A esa lógica estructural le han dicho que no los ecuatorianos” dijo Sevilla.

Vislumbra que “lo que se viene es una profundización de la política neoliberal existente que inauguró Lenin Moreno. Guillermo Lasso ha sido representante de los banqueros en sus relaciones con los distintos gobiernos durante una década, es claramente un servidor de la oligarquía financiera. Sucede que la campaña electoral no se ha dado en torno a banqueros sí o banqueros no, sino correísmo sí o correísmo no”.

En lo que respecta a Perú, Sevilla señaló “que el último que salió del pelotón es el que ha llegado más lejos. La gente descree de la política profundamente, no se adhiere a ninguna fuerza política ni candidato y a último momento acaba votando por aquel que pasaba por allí y le resultó más simpático”.

Explicó la sorpresiva ventaja de Pedro Castillo, con apenas un 19%, en el sentido que hay dos Perú. Llevando a la segunda vuelta a “un candidato que ha sabido conectar con la idiosincrasia de afuera de Lima, con un discurso muy duro y muy rotundo de izquierda en lo político y a la vez otro reaccionario en lo que se refiere al orden moral, temas como el aborto y el matrimonio igualitario, libertades de género. La agenda de derechos no ha penetrado en Perú”. En cuanto a su adversaria, Keiko Fujimori, ésta “tiene un 13 por ciento. En ningún país del mundo un candidato puede colarse a una segunda vuelta con ese porcentaje, una cosa inédita”.

Sobre un Perú pocas veces tan polarizado, Sevilla entiende que “la gran cuestión está, en si los peruanos le van a temer más a la extrema izquierda o a la extrema derecha.

Escuchar

Foto ilustrativa: Javier Calvelo/Adhocfotos

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias