El Autorretrato de Lesyter

Historia del arte en la Edad de Oro de los Países Bajos

28 May 2021  •  21:44

28 de mayo de 2021
Actualizado: 21:44h

Versión para imprimir

Prosiguiendo con pintores de la Edad de Oro neerlandesa, la profesora Ana Broggio desde Historia del Arte en El Tungue Lé, profundizó sobre el célebre Autorretrato de Leyster.

Judith Leyster fue, dijo la columnista, “una mujer muy exitosa, vinculándose con los caravaggistas  de Utrecht, la escuela del italiano (Michelangelo) Caravaggio, el Maestro del claroscuro”. Antes, “teniendo un temprano talento que fue detectado por los padres, la envían a estudiar con Frans Grebber”.

Ligada a un barroco más puritano, que el hiperrealista de los españoles, en aquel mundo escindido entre protestantes y católicos, Broggio destaca que en la mencionada pintura del año 1633, cuya “pincelada es tremendamente fresca, se aprecia la mirada franca de una mujer muy segura de sí misma y que tiene una postura muy alegre y descontracturada”.

Allí “están todos los atributos de su oficio, y en el caballete una obra que está pintando también muy alegre, porque es una persona que está tocando el violín. Tiene que ver con un género, la merry company: la compañía feliz, muy desarrollado en este siglo de oro que lo representan varios pintores, donde un grupo de personas bebe, disfruta de la música… jugando a las cartas, sugiere una especie de taberna”.

Firmaba sus cuadros con una jota y una estrella, lo que permitió confirmar su autoría de algunas obras atribuidas a otros. La clave, cuenta Broggio, está en su apellido: “Leyster quiere decir estrella líder, tiene que ver con la estrella polar, que lo navegantes holandeses tomaban como referencia, se les iba la vida en el conocimiento del cielo”.

Escuchar

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias