Derechos humanos en tiempos de pandemia

Con Wilder Tayler, presidente de la Inddhh

23 Abr 2021  •  17:57

23 de abril de 2021
Actualizado: 17:57h

Versión para imprimir

La Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (Inddhh), Naciones Unidas en Uruguay y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) desarrollan desde febrero y hasta este mes de abril, un ciclo titulado Derechos humanos en tiempos de pandemia.

Con el cometido de “profundizar la articulación entre todos los actores” hasta el momento se abordaron aspectos como Salud Mental, Libertades, Personas privadas de libertad y próximamente tendrá lugar otro referido a Empresas y Derechos Humanos.

En la columna de esta Institución en El Tungue Lé, su presidente, Wilder Tayler, comenzó señalando que “convocamos al Estado, a la sociedad civil, a la Academia para establecer como está llevando Uruguay el tema. Los intercambios han sido muy pertinentes y muy fructíferos”.

Con respecto al impacto de la pandemia en la salud mental aludió a que “el primer foco se dio en el hospital Vilardebó”. En cuanto a “las libertades en tiempos de emergencia sanitaria, derechos civiles clásicos: expresión, circulación, la manifestación pacífica…”, Tayler manejó entre otros, algunos conceptos que se trataron en este segundo diálogo.

Sobre la reglamentación del Artículo 38 de la Constitución “hay que reconocer que a veces este tipo de declaración de emergencia son un vehículo necesario en situaciones de crisis, y se reconoce la contrapartida de lo anterior y es tener claro que la ocasión de la crisis frecuentemente da la oportunidad para la adopción de las peores medidas represivas… Puede ser necesario, pero es también un contexto de excepción”.

En cuanto al tema de la tercera instancia sobre condiciones de encierro: “Protección de niños-niñas, las cárceles, comisarías, etcétera”,  y “los elementos en contexto de pandemia que favorecen la vulnerabilidad de esas poblaciones, hay un acceso acotado al sistema de salud, la gente que está en esa situación muy pocas veces goza de los mismos estándares de atención sanitaria que están disponibles para la comunidad”, dijo.

En tanto en las cárceles, la “habitabilidad no favorece el distanciamiento social para prevenir la propagación del virus y allí sí el confinamiento de adultos llega a adquirir dimensiones extremas”. Destacando la buena labor en ese sentido que ha llevado el Instituto Nacional de Rehabilitación “para dejar la pandemia fuera de sus muros”.

Escuchar

Foto: Santiago Mazzarovich/Adhocfotos

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias