Tamburrini: “el deporte es el último bastión de la ideología machista”

Claudio Tamburrini, filósofo argentino orientado al deporte, apela a competencias mixtas para terminar con el deporte separado por sexos.

19 Mar 2018  •  10:51

19 de marzo de 2018
Actualizado: 10:51h

Versión para imprimir

En este nuevo capítulo de #PequeñaSeccion titulado “El Retorno de las Amazonas” entrevistamos a Claudio Tamburrini y discutimos acerca de la segregación sexual en el deporte de élite y otros temas muy removedores que ayudan a pensar la sociedad en otros términos.

¿Quién es Claudio Tamburrini?

Claudio Tamburrini era uno de los arqueros de Almagro; fue raptado el día 23 de noviembre de 1977 por los militares. El golero, afuera de las canchas, era estudiante de Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y estaba afiliado al Partido Comunista. 

A Tamburrini lo secuestraron por su militancia universitaria, lo llevaron a la Mansión Seré -uno de los centros clandestinos de detención- , lo hicieron desaparecer y lo torturaron durante 120 días. Pudo escapar junto a otros tres detenidos y su historia fue llevada al cine en “Crónica de una fuga” dirigida por el uruguayo Israel Adrián Caetano. 

Luego de escaparse de la Mansión Seré se exilió en Suecia donde tuvo “que empezar a aprender a hablar de nuevo”.

Entre Suecia y Argentina

“Me siento muy cómodo aquí. Después de más de 30 años solicité la ciudadanía sueca. Pero el fútbol es otra cosa”. “Si hubiera una final entre Suecia y Argentina no dudaría un segundo. La pertenencia futbolística ni se cambia, ni se negocia, ni se transforma, es una cosa visceral, es inmodificable”.

“Mis tres hijos han jugado bien al fútbol. Pero lamentablemente han dejado de jugar debido al sistema de entrenamiento agobiante (…). Le han quitado la dimensión del juego de la diversión. Les han impuesto a los nueve años entrenar tres veces por semana y les hacen perder la sensación del juego”.

¿Por qué no tender a competencias mixtas en el deporte?

“En términos generales los hombres tienen más altura, fuerza y velocidad. Las mujeres tienen más resistencia y agilidad”. El problema no es ese. Es que algunas mujeres serán superiores a la mayoría de los hombres, aún cuando la mayoría no lo sea. (…) Negarles a algunas mujeres que son anatómicamente superiores a la mayoría de los hombres, la posibilidad y el derecho a medir sus fuerzas con sus competidores masculinos no es razonable ni justo”.

“Hay disciplinas deportivas que favorecen las cualidad fisiológicas de las mujeres (agilidad, resistencia), siempre son superiores en equitación y tiro, y tampoco en esas hay competencias mixtas… no se les permite vencer a los hombres.”

“¿Por qué esa segregación sexual en el mundo del deporte? Incluso estas segregaciones son defendidas por los mismos deportistas, pero son cuestionadas en el resto de las actividades de la sociedad”.

“El deporte es el último bastión de la ideología machista. Una ideología que abierta o implícitamente afirma que el hombre es superior biológicamente cuando en muchos casos no se da.”

“La brecha de prestación deportiva entre hombres y mujeres se ha achicado pero aún es relevante. Pero ¿cuánto de esa brecha depende de factores fisiológicos, biológicos innatos y cuánto depende de hechos culturales? Aún no tenemos ni idea de una respuesta de eso. Por tanto hay que empezar a experimentar con competencias mixtas y también se puede mantener las competencias segregadas sexualmente”.

A igual tarea igual remuneración. ¿Cómo se aplica?

Se difundió que un humilde club de Inglaterra, el Lewes FC, ha resuelto pagar lo mismo a su plantel femeino y masculino. ¿Es el camino? Tamburrini sostiene: “Se corre el riesgo de estar reafirmando el prejuicio de que las mujeres por ser más débiles necesitan una medida discriminatoria positiva extra”.

“No me parece tácticamente correcto. Hay que trabajar a largo plazo, a modificar el mercado, influir en él, para que el deporte femenino tenga el mismo valor de mercado, genere la misma cantidad de riqueza que el masculino. Y ahí no será necesario redistribuir”.

Hay que disputar el monopolio físico de la fuerza masculina

Tamburrini sostiene que“el monopolio de la fuerza masculina está basado en la testosterona” y que “es central que la mujer cuestione el monopolio de la fuerza masculina. No sólo en el deporte, en la sociedad en general”. Y el filósofo argentino abre otra puerta interesante y polémica: “No solo hay que tratar de modificar la la biología femenina culturalmente, sino también genéticamente”.

Ausencia absoluta del debate a nivel dirigencial

La dirigencia deportiva entra en pánico con estas discusiones. Está prohibido el debate. Incluso con los competidores intersexuales.

Para ahondar en la discusión

Consultado por otros autores y espacios que recojan esta discusión, Tamburrini dijo que “hay pocos autores que cuestionen de forma radical la prohibición del dopaje o la estricta segregación de sexos en el mundo del deporte”

Abolir el control antidopaje

Tamburrini no solo se queda en la equidad de género. Va más allá y esboza su argumentación para abolir el control antidopaje en el deporte de élite: “la prohibición es insostenible”. Nos dice además que “Messi es un producto farmacéutico”. 

 

Foto: Nicolas Celaya / adhocFOTOS

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias