Sylvie Geronimi: “Hay que cuidar el corazón del oficio, porque si no se pierde”

Agunos secretos del buen zapato y el viejo oficio de hacerlos

10 Sep 2018  •  17:54

10 de septiembre de 2018
Actualizado: 17:54h

Versión para imprimir

Con formación francesa en alta costura, Sylvie Geronimi llegó a la Argentina con la intención de hacer zapatos. Corrían los años 90 y la situación social y económica marcaba otras necesidades. El oficio, además, mostraba signos de debilitamiento. Pero estos “contratiempos”, contó a Efecto mariposa, fueron parte de su “enamoramiento” y la impulsaron a quedarse.

Hoy en su taller trabajan siete personas, algunas de ellas hijos de zapateros que en su momento hubieran preferido otro destino para su descendencia. Geronimi asegura que el oficio cambia el destino y que “hay que cuidar el corazón”, para que no se pierda.

En esta entrevista, cuenta parte de su vida y cómo y cuándo descubrió el arte del calzado, sobre la influencia de culturas asiáticas y el rol particular que asignan a los pies, y algunos de los secretos de un buen zapato. Es preferible que sea sencillo pero con buena horma, señaló.  La horma es fundamental, “define la punta y el taco”, y es lo que consagra al zapatero. Al menos en el oficio antiguo.

Escuchar la entrevista aquí

Foto: Facebook.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias