Quian: unificando centros de cardiología infantil mejoraría la atención de cardiopatías

El objetivo del MSP es crear centros de referencias, dijo

14 Jun 2018  •  10:57

14 de junio de 2018
Actualizado: 10:57h

Versión para imprimir

El subsecretario de Salud, Jorge Quian, abogó por evitar la duplicación injustificada de servicios y dijo que la unificación mejora la calidad de la atención. “Estamos convencidos de que mejoraríamos la calidad de la asistencia de los niños con cardiopatías congénitas”, ejemplificó.

En Uruguay se hacen 300 cirugías infantiles cardíacas por año y hay dos centros de cardiología infantil, señaló. Las investigaciones internacionales marcan que lo indicado para alcanzar la mejor experiencia es que cada médico participe en al menos 200, puntualizó y tal como se distribuyen actualmente ninguno de los equipos alcanza ese número.

Contó que en varias capitales del interior hay cuatro o cinco nacimientos por día, pero hay dos maternidades. Agregó que cada institución quiere tener su resonador y a veces quedan horas ociosas de uso del equipo. “Tenemos más resonadores por habitantes que la mayoría de los países”, acotó.

La lógica de mercado que determina que cada prestador quiera ofrecer todo para captar afiliados desemboca en esas situaciones. “Hay intereses lógicos, estamos en un país en estamos en un sistema capitalista, todos respetamos eso”, comentó.

Como consecuencia de la duplicación injustificada se gasta mucho en salud y “no creo que se deba gastar más, se debe gastar mejor”, dijo Quián.

Medicamentos de alto precio

Quian puntualizó que en el ámbito ministerial se habla de medicamentos de alto precio y no de alto costo. Lo que se debe pagar por ellos es lo que determinan las empresas farmacéuticas que, “hacen cosas fantásticas”, pero también controlan el mercado a su conveniencia, agregó.

Apuntó que de los medicamentos de alto precio que aparecen, menos del 20% tiene demostración de efectividad. En caso de enfermedades terminales “a los equipos les cuesta hablar de la posibilidad de la muerte y acompañar en ese proceso .Muchas veces se hace alguna indicación que no tiene evidencia de efectividad suficiente pero la presión de la industria farmacéutica hace que se indique”, sostuvo.

Quian acotó que el primer rechazo a dar los medicamentos de alto precio son los prestadores privados y por eso las personas acuden al Fondo Nacional de Recursos. Al mismo tiempo, marcó, los prestadores privados dedican muchos recursos a hacer publicidad.

El año pasado, en el periodo anterior al corralito, se gastaron 12 millones de dólares en publicidad para que la gente cambiara de institución. “Ese dinero sale de lo que los usuarios del sistema pagamos por salud, no por propaganda”, dijo.

Entrevista a Jorge Quian

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias