Proyecto de investigación en Rocha mostró posible presencia de diamantes

Ciclo 8M Ciencia; entrevista a la licenciada en geología Paulina Abre

5 Jul 2019  •  11:33

5 de julio de 2019
Actualizado: 11:33h

Versión para imprimir

En 8M Ciencia, el ciclo enfocado en el trabajo de mujeres científicas, cierra una primera etapa dedicada a investigadoras vinculadas a la Universidad de la República y radicadas en el interior del país.

En esta ocasión, Sobreciencia conversó con Paulina Abre, licenciada en geología de la Universidad de la Plata en Argentina, quien desde hace unos años trabaja en la sede de Treinta y Tres del Centro Universitario Regional del Este (CURE).

La científica explicó que en el departamento de Treinta y Tres son varias las empresas mineras que explotan depósitos de caliza. Esto generó la necesidad de desarrollar la carrera de tecnólogo minero, que se dicta desde el año 2016 y que solamente se puede cursar en la sede del CURE de esa zona del país.

La experta mencionó que hay un amplio campo para el desarrollo profesional en esta materia y remarcó que se necesitan más recursos e investigadores para conocer más profundamente la riqueza geológica de Uruguay.

“Es un tema de inserción laboral. No está generado el espacio dentro de las empresas, tal vez porque desconocen que existe la carrera y que es lo que el Tecnólogo Minero puede hacer. Se requieren espacios donde se generen más intercambios”, expresó.

Paulina Abre dijo que en Treinta y Tres hay caliza de muy buena calidad, oro y también hierro. Contó que además se han encontrado indicios de potenciales yacimientos de cromo o del grupo del platino, áreas de investigación que aún no se han estudiado pero que requieren un primer abordaje académico.

Diamantes en Rocha

El año pasado Abre presentó junto a estudiantes de la carrera de tecnólogo minero, el proyecto denominado “Caracterización de los minerales pesados de las arenas de la costa de Rocha, entre Cabo Polonio y Valizas” ante el Programa de Apoyo a la Investigación Estudiantil (PAIE- Pedeciba).

En este trabajo descubrieron algunas especies minerales que no son comunes de encontrar en la playa, elementos poco comunes que están asociados a veces con la presencia de diamantes.

“Tenemos cuatro laboratorios de geología, donde tenemos la capacidad instalada para preparar todas las muestras y hasta un microscopio electrónico. Esto nos permite generar una base de datos que lleva muchas horas de trabajo, y el poder hacerlo acá ahorra muchísimos costos porque si uno tiene que ir a otro lado a hacerlo, sale muy caro. Aquí somos capaces de preparar las muestras, los granos minerales que se quieren analizar, ya sea hacer la geoquímica de los granos o un análisis isotópico para saber la edad. Esto es algo que hay que destacar de la sede del CURE en Treinta y Tres. En este tiempo logramos organizar laboratorios que no tienen nada que envidiarle a otros”, señaló.

Género y ciencia

Con respecto a cómo vive la experiencia de la tarea científica en nuestro país, Paulina Abre dijo que no encuentra grandes diferencias entre Uruguay y Argentina, ya que las condiciones de trabajo de las mujeres científicas son equivalentes. Sin embargo, consideró que en ambos países falta conquistar más derechos y espacios.

“Como sociedad todavía no hemos avanzado, no hemos dado las discusiones suficientes como para que haya un cambio en ese sentido. Yo creo que los roles a veces más jerárquico, que son a los que nos cuesta más acceder a las mujeres en ciencia, están muy definidos en términos de masculinidad. Entonces es más lógico, más alcanzable para un hombre que para una mujer. Quizá lo que está mal es el sistema o la forma de definir esos roles, la forma que como sociedad queremos que estén ocupados esos roles”, concluyó.

 

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias
Olga Otegui