La relación entre la música y el deporte es tan añeja como constante y necesaria. No hay gran evento sin canción, no hay club sin himno, no hay hinchada sin coro, no hay jugador sin arenga, no hay compositor sin metáfora. Viejo con árbol busca el gol y el tanto, pretende largar, dar vueltas, pasear por melodías y armonías, para finalmente ganar por knock out.