¿Le tenés miedo a la palabra crítica? ¿Como penitencia te mandaron al rincón a pensar? ¿Creés que no sirve para nada? Y no, desde cierto lugar es verdad que no sirve para nada… Salvo para pensar.
Al filo, intentemos pensarlo todo.