Orígenes de la celebración de Yemanyá

Conversamos con José María Leirós

9 Feb 2021  •  18:06

9 de febrero de 2021
Actualizado: 18:06h

Versión para imprimir

Ante un nuevo 2 de febrero, consagrado como el día de Yemanyá, y de masiva participación entre la población montevideana en la costa playera, y otras partes de América, El Tungue Le consultó al Babálawo (sacerdote) y también psicólogo, autor de La Naturaleza de los Orisá, José María Leirós. Babálawo, dentro de la tradición Yorubá, explica, “es un grado de la estructura Orisá e Ifá, que es como se compone la religiosidad Yorubá. Una etnia que habita la parte suroeste de lo que hoy se conoce como Nigeria, Benín y Togo”. Lugar de peregrinaje para el entrevistado en varias oportunidades.

“Yemojá en África, Yemanyá en América, es la intermediadora entre el Dios Universal y el pueblo de un grupo étnico de la gran nación Yorubá, que son los Egba. Un gran contingente de estos, a orillas del río Yemojá –justamente-, fueron traídos hacia las Américas como esclavos en el penoso proceso que se llamó la trata, especialmente en los puertos de Cuba, El Salvador, Nueva Orleans, Montevideo y Río de Janeiro” dice Leirós.

Agrega que “en África Yemojá es la encargada de proveer, es la gran proveedora. Proveer de toda la riqueza que sale de un río para que un pueblo pueda comer, y todo lo que significa la asunción de la granja y la huerta alrededor en sus orillas”. En cambio, en América, la orilla es la del océano, a partir de lo cual Yemanyá es la preferida de los pescadores, por ejemplo.

Leirós se refirió también al carácter sincrético de la religión Umbanda, y a algunos de los rituales y ceremonias que se practican en América de un mismo origen africano: “Candomblé es la forma diaspórica que tiene el Brasil de llevar adelante el culto de los orisá. De Porto Alegre al sur, Uruguay, Argentina, se llama Batuke. Lo mismo que en Cuba es La Regla. Son la forma de llevar adelante la liturgia”.

Sobre la popularidad y hasta la simpatía que Yemanyá ejerce entre verdaderas multitudes, inspiradora de poetas y grandes músicos, Leirós indica que ella “permanece más en el inconsciente cultural de la diáspora occidental como la Virgen de los Navegantes, la Madre de los Peces, la Reina del Mar; qué lo que realmente es: la divinidad que provee. Siendo muy popular entre niños, adultos, ancianos, aunque no sean ni adeptos ni practicantes a la religión”.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias