Opinión: “la violencia que no se exporta se consume en el mercado interno”

El catedrático Jorge Majfud analiza el asalto al Congreso de los Estados Unidos

7 Ene 2021  •  16:36

7 de enero de 2021
Actualizado: 16:36h

Versión para imprimir

La violencia que no se exporta se consume en el mercado interno, y esos es lo que ha estado haciendo los últimos años Estados Unidos, dijo el catedrático Jorge Majfud

Una multitud de seguidores y votantes más radicales del expresidente Trump rodearon el Capitolio en la jornada de ayer, en un último intento de impugnar el triunfo de Joe Biden, en un acto de violencia que  implicó enfrentamientos con la policía, cuatro personas fallecidas, heridos, y destrozos.

En entrevista con Puntos de Vista desde Estados Unidos, el escritor y catedrático Jorge Majfud definió la reacción de los grupos como producto de un fanatismo religioso, carente de articulación o discusión ideológica. “Estamos hablando de manifestaciones violentas de una extrema derecha en este caso, en las que no hay ni siquiera una discusión ideológica de grupos que piensan diferente, es algo mucho más radical, una oposición de creencias generacionistas de la realidad, fuertemente religiosas pero con una mezcla de dioses en caso de los cristianos, incluso se da la contradicción del líder QAnon,  con un discurso totalmente lunático y fanático. Es una ensalada fuertemente religiosa, y las sectas van a continuar y no se desarticulan con ninguna elección y es lo que va a ocurrir, dijo.

Desde los 90 hay muchos grupos asociados al Ku Klux Klan y a grupos neonazis, que han puesto toda esa violencia y frustración en el otro, en este caso el inmigrante débil, dijo.

La violencia que no se exporta se consume en el mercado interno, y esos es lo que ha estado haciendo los últimos años Estados Unidos. Es una violencia que no  se pudo exportar en guerra o en  la demonización del otro a través de milicias. Ahora son estas mismas milicias,  son esos mismos grupos, fuertemente armados. Y  en este momento esa violencia está desbordando hacia adentro, hacia el enemigo interior, que es el objetivo del discurso nacionalista. Ese discurso , que era central desde el comienzo de la presidencia de Donald Trump, ahora se ha ido desplazando, porque todo fanatismo nacionalista y fascista no tiene a otra nación como el principal enemigo, sino a los que piensan diferente dentro del su propio país, y eso es lo que ha ocurrido, se ha ido desplazando a los otros.

No es que esto no refleja a Estados Unidos, es la esencia de Estados Unidos, solo que eso se ha disimulado con conflictos exteriores.

Foto: EFE.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias