Mariné Falero, piloto profesional y protagonista de una historia de amor con vuelo

Vuela dos o tres veces a la semana

3 Jul 2018  •  17:13

3 de julio de 2018
Actualizado: 17:13h

Versión para imprimir

Mariné Falero tenía una amiga que quería andar en avión. En Florida, donde nació y se crio, un día fue arrastrada por esa amiga hasta el aeroclub. Pero su primer viaje en un avión de tela no fue disfrutable y en ese momento no pudo imaginar que se convertiría luego en piloto profesional.

Ahora vuela dos o tres veces por semana y dirige el centro de entrenamiento para pilotos de la escuela Punta del Este Flight School, de la que es fundadora. Además, es la primera examinadora de vuelo del Uruguay.

En Efecto mariposa recordó aquella primera incursión en el aeroclub con su amiga Laura. “Consiguió que nos sacaran a dar a una vuelta. El avión era de tela, de los antiguos. Yo nunca había subido a un avión y fue todo una locura. Mi amiga alucinada todo el vuelo. Yo no. Me asusté bastante pero seguíamos yendo y de a poco me fue gustando un poco más”, recordó. “Íbamos casi todos los fines de semana y mirábamos volar los aviones”.

La carrera era cara y no tenía mucho apoyo familiar para esos estudios, así que juntaba toda la plata que podía y volaba una hora cada tanto. En esa época había una beca y si acumulabas diez horas te becaban para que hicieras las 40 requeridas para dar el examen. Así logró presentarse. Pero tuvo varias trabas por ser mujer. “Era otra época y había cierta barrera”, contó.

Pero salió adelante y como si fuera poco se enamoró —en pleno vuelo— del instructor del curso, con quien después se casó y tuvo una hija.

Escuchar la entrevista

Foto: perfil de Facebook de la entrevistada

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias
Michael Etulain