“La vida con custodia es como prisión domiciliaria”, dijo víctima de violencia de género

“La situación me costó varios trabajos”, contó Castillo

23 Ago 2019  •  10:15

23 de agosto de 2019
Actualizado: 10:15h

Versión para imprimir

Graciela Castillo tiene 48 años y dos hijos de 21 y 23 años. Tuvo una pareja desde 2011 a 2014 con un hombre con el que finalizó la relación y al que denunció en varias oportunidades por violencia y acoso.

En setiembre de 2015 hizo la primera denuncia, en 2018 tuvo durante tres meses custodia policial pero pidió que se la retiraran pese a que el hombre incumplió tres veces las medidas cautelares.

“La vida con custodia es como prisión domiciliaria”, afirmó Castillo en Puntos de vista y explicó que si bien se les dice que deben tener una vida lo más normal, eso no es posible. En ese sentido, comentó: “tenés que informar lo que hacés día a día y te tenés que trasladar en patrullero”. A veces, dijo, tenía a los efectivos dentro de su casa con la radio prendida, por lo que parecía una sucursal de la comisaría.

Además, comentó que en el trabajo también debía estar custodiada y eso le trajo consecuencias. “La situación me costó varios trabajos”, contó y remarcó que fue despedida con causal de reducción de personal, ya que desde las empresas le argumentaban que daba una mala imagen tener un policía dentro del lugar.

Castillo destacó que la custodia se terminó porque ella lo solicitó. “En la tercera audiencia lo pedí porque no tenía cómo pagar las cuentas y cómo vivir”, señaló y continuó: “no es fácil tolerar una custodia policial”. “Cuando a mi hijo le hicieron una intervención, tuve que quedarme en la comisaría del Estadio. Entró y salió de la operación y aún estaba en la comisaria esperando porque cuando salís de la jurisdicción de una comisaria tenés que ir a la otra para que te designen la custodia”, ejemplificó.

Tuvo custodia policial durante tres meses, continúa con medidas cautelares debido al acoso de su expareja y ahora nuevamente va a tener custodia judicial “porque el juez se dio cuenta de que es violento y no hay quien lo pare”. “Voy a ver cómo lo voy a manejar porque yo ya perdí mi vida”, sostuvo y agregó: “mi vida se ha terminado debido a un hostigamiento constante desde hace más cuatro años”.

Escuchar la entrevista

Foto: Presidencia

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias