Fútbol celeste y diverso

“No quieren perder con nosotros”, contó Pablo Domínguez

22 Oct 2018  •  17:40

22 de octubre de 2018
Actualizado: 17:40h

Versión para imprimir

“A nivel micro, nosotros realizamos un pequeño cambio en las personas, cada fin de semana”, pero “a nivel macro, falta muchísimo”, sostuvo el presidente de la fundación Uruguay Celeste Deporte y Diversidad, Mario Mussio.

La fundación fue creada en 2008, pero el emprendimiento que le da vida -la selección uruguaya de fútbol gay- surgió en 2006. Al año siguiente se iba a disputar el primer mundial de fútbol gay en América Latina, competencia que ya se realizaba en Estados Unidos y Europa desde antes.

Mussio explicó a El Tungue Lé que el objetivo inicial era generar “un espacio donde poder jugar fútbol sin ser discriminados”.

Al sacar la personería jurídica en 2008 optaron por un nombre y una práctica inclusiva del deporte.

Considerando que uno de sus reclamos era lograr mayor inclusión ellos eligieron ser un proyecto abierto. “En otros equipos si la persona no es gay no juega, nosotros no queríamos hacer así”. Por eso, actualmente juegan hombres homosexuales, bisexual y heterosexual; también hubo trans en el pasado.

Pablo Domínguez es uno de los futbolistas que integra el equipo, por quinto año.

“Los cuadros contra los que jugamos son en su totalidad heterosexuales”, “pero no quieren perder”, dijo al referirse a la experiencia, propia y ajena, de fundación Uruguay Celeste Deporte y Diversidad.

Escuchar entrevista

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Noticias relacionadas
Más noticias