A dos años del tornado de Dolores, los periodistas Alejandra Casablanca y Alejandro Gabard viajaron a Dolores para tener, de voz de los vecinos y actores sociales, una idea de cómo ha sido la reconstrucción de la ciudad que fue devastada el 15 de abril de 2016.

“Arrasada”

Tres minutos alcanzaron para destruir gran parte de la ciudad de Dolores con el pasaje de un tornado EF3, según la escala Fujita-Pearson, con vientos que oscilaron entre los 300 y 400 kilómetros por hora.

El tornado causó seis muertes, 200 heridos, más de 7000 damnificados y 30 millones de dólares en pérdidas materiales.

La ministra de Vivienda, Eneida De León, recordó que Dolores quedó arrasada y la comparó con la situación actual. La gente más vulnerable había quedado sin vivienda, prácticamente.

De León contó que, tras lo ocurrido, Dolores fue una prioridad durante mucho tiempo para el Ministerio, pero también a título personal.

La ciudad tiene 6.200 parcelas y más de 2.700 fueron afectadas por el tornado, ubicadas mayormente en las dos zonas más pobres. Al año nos decían que (el tornado) fue una bendición, porque tenían viviendas mejores que la que tenían antes, afirmó la ministra.

La reconstrucción implicó una inversión de 15.500.000 de dólares, a lo que hay que sumar las donaciones de la población y el trabajo de varios organismos. En total se construyeron casi 200 viviendas nuevas y cerca de 300 fueron reconstruidas, agregó.

Informe de Alejandra Casablanca

 

El alcalde de Dolores, Javier Uttermark, dijo que el tema vivienda está prácticamente solucionado en su totalidad y que queda aún dar respuesta a la reconstrucción del Liceo 1º, de un jardín de infantes y la construcción (de cero) del Liceo 2º en la ciudad.

El reclamo por los edificios de los liceos se reitera en cada persona que consultamos en Dolores, para todos ese es el mayor debe a dos años del desastre.

Las dos primeras obras comenzaron hace unos diez días y se estima que en breve se podrá iniciar la del Liceo 2º, que está a la espera del que el Tribunal de Cuentas dé el visto bueno a la ANEP.

El alcalde Uttermark agregó que espera con expectativa con lo que suceda con el Molino Dolores. Cien puesto directos dependen de eso. Además, hay más de 300 puestos indirectos involucrados, por lo que es fundamental para la ciudad.

 

“Estos golpes nos enseñan que existe el otro, el que está al lado”

Laura Gonnet, maestra jardinera, contó que el miedo siempre está latente. Cuando empiezan a volar las hojas, los niños tienen miedo, te agarran de la mano y dicen: maestra va a llover, viene el viento…, relató la docente y referente cultural de la ciudad.

Gonnet indicó que, si bien han trabajado con psicólogos y con terapia de shock, hay cosas que no están sanadas. El miedo que venga eso otra vez está latente. Todo el mundo mira al cielo, como que hay una necesidad de apoyarse y escucharse. Que vamos a estar juntos ante cualquier situación difícil.

Aseguró que hubo un antes y un después del tornado, no solamente en lo material. También del reconocimiento de actitudes de solidaridad por un lado y del estar juntos. Vivimos en una sociedad consumista, individualista, que está más abocada a los bienes materiales. Y, a partir de estas situaciones, se redimensiona la vida y por dónde pasan nuestras vidas, manifestó. Estos golpes nos enseñan que existe el otro, el que está al lado, que si no se caía la pared no se sabía quién estaba, no se conocía su sonrisa, su historia.

En un predio cedido por la Intendencia (un parque donde se encontraban los árboles más añejos de la ciudad) hoy se encuentra un complejo de apartamentos que permitió alojar a 86 familias que no tenían forma de demostrar la propiedad del terreno donde vivían cuando el fenómeno meteorológico demolió sus casas. Fue construido en tiempo récord por una empresa privada con recursos del gobierno nacional.

Rosana y Dalma, dos jóvenes jefas de hogar que ya tienen su vivienda allí, contaron cómo viven ahora.

En ese complejo habitacional hay una mujer muy especial que, además de su propia realidad como jefa de hogar con tres niñas, tiene la responsabilidad de hilvanar la relación entre los vecinos. Es Virginia Fernández, votada presidenta de la comisión. Virginia nos contó la importancia que tiene lo que hacen juntos para mejorar la convivencia y estar para el otro cuando se flaquea.

Algunas casas reconstruidas

Con la tercera parte de la ciudad destruida, se construyeron 200 viviendas nuevas y se refaccionaron casi 300 con distintas modalidades dentro de los programas que tiene el ministerio. Se otorgaron 80 préstamos sin intereses para reconstrucción.

El total de las donaciones recibidas para reconstrucción de Dolores, a través del 0900 de Antel y una cuenta en el Banco República ascendió a los 24.800.000pesos, informó la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP).

En la rendición de cuentas se detalla que fueron comprados materiales sanitarios, eléctricos, aberturas y puertas, cubierta y cielorraso, revestimientos y equipamientos para viviendas nuevas o refacciones. Esta rendición de cuentas del gobierno fue publicada tres días después del segundo aniversario del tornado y del Desembarco en Dolores de las radios públicas. El detalle puede verse en este documento.

«Lo importante es valorar la vida y las cosas chiquitas»

En la recorrida entrevistamos a Ruben, vecino del barrio Cadol. Ruben cuenta que es la segunda vez que tiene que levantar su casa. También le tocó sufrir el fenómeno meteorológico que en 2012 pasó por Dolores pero dejó pocos damnificados.

“Lo importante es valorar la vida y las cosas chiquitas, la naturaleza, lo cotidiano”, afirma y señala que a pesar de lo sucedido fue “una desgracia con suerte, porque si el tornado hubiera pasado un rato más tarde, agarraba a los chiquilines saliendo de las escuelas”.

Vivienda levantada con aporte del Sunca.

El hospital quedó “funcional”

El doctor en Medicina en Dolores Eduardo Poloni comentó la situación actual del hospital y criticó la cobertura de los canales de Montevideo, que apostaron al rating, a la sangre y no a la verdad, dijo. “Creo que es tiempo de hacer un reconocimiento a todos los trabajadores de la salud” que estuvieron desde el primer momento, dejando sus propios dramas para atender en un Hospital destruido, sin luz, con la emergencia inundada a cientos de personas.

«Fuimos saliendo»

Al músico Gastón Ciarlo “Dino”, el tornado lo agarró fuera de la ciudad. Estaba por comenzar un recital en la sala Zitarrosa. Su casa se destrozó, pero lo que más le preocupaba era su mujer y su hijo, que además estaba herido.

Dino compartió con las radios públicas su recuerdo de aquel momento, el viaje que le pareció interminable de Montevideo a Dolores, el shock de una zona devastada y la emoción de la solidaridad en la reconstrucción.

En este local hecho con contenedores funciona el liceo

“Solo quedaba ponerse a trabajar y a ayudar”

La directora de la plaza de Deportes de Dolores, Manuela Elgui, estaba allí, en las oficinas de la plaza, cuando pasaron esos cuatro minutos eternos del tornado. Alcanzó a cobijar a un par de niños que se encontraban con ella y encerrarse. Cuando salió no podía creer lo que estaba viendo y a medida que pasaban las horas solo quedaba ponerse a trabajar y a ayudar, recordó en entrevista con Radio Uruguay.

La plaza era un centro público importante, pero hoy de verdad se siente que es de todos, agregó Manuela y contó que los murales pintados por adolescentes liceales muestran ese cambio: la sienten de ellos. También explicó cómo se están recomponiendo los distintos clubes que fueron afectados.

Vecina de Altos de Dolores

Le preguntamos sobre cómo han sido estos dos años de reconstrucción. A Yamila, su compañero logró sacarla junto a su hijo mayor un minuto antes de que su casa se viniera abajo. “Lo único que quedó en pie fue la cocina”, dijo.

“Mi madre me llamó llorando”

Carolina es otra vecina de Altos de Dolores y contó su vida después del tornado. “Mi hermano hoy frente a una lluvia fuerte o un temporal común llora y se mete debajo de la cama”, dice.

Un club que «se puso el overol».

Entrevistamos a Ignacio Erro, Fredy Malán y Marcelo Burja, de la directiva del Club Barracas de Dolores. Los dirigentes contaron cómo trabajaron en el momento del tornado y como el Club sigue hoy su tarea social con los niños de la ciudad.

La capilla reconstruida

Roberto Baldi es carpintero y además el referente social de la capilla Sagrado Corazón de Jesús. Para Baldi, todavía queda bastante por hacer, pero destaca la respuesta en materia de viviendas para la gente y la solidaridad y dedicación de decenas de personas que estuvieron dando sus horas para darle de comer a 1300 personas que se habían quedado sin nada. Baldi contó que su capilla está reconstruida, pero que quieren construir un salón para poder atender a los más necesitados, no solo dándoles de comer sino también con actividades culturales y educativas.

«Hay una solidaridad y una entereza particular»

María Moraes es la coordinadora regional del Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente. Esta médica veterinaria de Bella Unión es casi una vecina más en Dolores, donde se instaló a los pocos días de ocurrido el tornado por pedido de la ministra Eneida de León y donde estuvo viviendo prácticamente un año, tratando de seguir de cerca cada paso dado en materia de vivienda.

Moraes nos explicó las distintas modalidades utilizadas para dar respuesta habitacional adecuada a cada familia afectada.

“Hay una solidaridad y una entereza particular en esta población”.

Equipo del primer Desembarco de las radios públicas. Producción y entrevistas: Alejandra Casablanca y Alejandro Gabard. Permitiendo que lleguemos a cada rincón de Dolores: Alfredo Vidate. Fotos y videos: Julia Wels. Agradecemos  el aporte de Nelson Díaz, Carolina Bas y Juan Aldecoa. Diseño: Fede Hartman.