El valor de archivo, la pasión de investigar y la historia detrás de una valija

Entrevista con Silvina Brum y con Julieta Keldjian

7 Ene 2020  •  20:17

7 de enero de 2020
Actualizado: 20:17h

Versión para imprimir

La Valija Koch es un proyecto de investigación y recuperación de una colección personal. Es una gran valija antigua, de aquellas de cartón y madera, propias de las primeras décadas del Siglo XX, que se encontraba en el sótano de la casa de la socióloga Silvina Brum. Había pertenecido al papa de la socia de su madre, Herbert Koch, y llegó a su casa cuando falleció, contó a Efecto mariposa.

Contiene una gran colección de casi 1000 diapositivas  y un número importante de mapas. Pasó de mudanza en mudanza y de sótano en altillo, hasta que la también comunicadora decidió hacer valer su condición de archivo y desentrañar la historia detrás. Para eso intervino Julieta Keldjian, profesora de alta dedicación de la Universidad Católica, que propuso hacer un proyecto de investigación con los estudiantes del curso de Gestión Documental que dicta desde hace años.

De la experiencia destacó el haber poder transmitir la pasión por la investigación “en una época donde el aburrimiento está a la orden del día”. “No se si los estudiantes se van a olvidar de la familia que investigamos, del nombre, de en qué año se usó la diapositiva o el tipo de emulsión fotográfica, todas cosas que vimos, lo que creo que no se van a olvidar es del bichito que se les prendió”.

“Desde el punto de vista más conceptual”, agregó la investigadora, “hay una cuestión política en términos del valor…entender que todos los documentos son valiosos, incluso los de una familia desconocida o aparentemente desconocida, ignotos. Eso funciona como espejo”.

Al final del proyecto se hizo una clase abierta y se devolvió la valija a la familia. La historia en esta entrevista.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias