Durazno Antiguo

Personajes históricos y anónimos en la pluma de Óscar Padrón Favre

6 Mar 2021  •  12:01

6 de marzo de 2021
Actualizado: 12:01h

Versión para imprimir

Finalizando 2020 apareció el último libro del muy prolífico historiador Oscar Padrón Favre. Se trata del segundo volumen de Durazno Antiguo en el que incluye 13 historias ocurridas en el departamento en que reside el autor, y en el que desfilan épocas y personajes, tales como la lancera Petrona Santellán, el moreno Contramarcha, Acacia y Herrerita, Ciriaco Sosa, los charrúas de Tomás Cuadra, Las galarceras y muchos más, incluidas Ana Monterroso y Bernardina Fragoso, las esposas de Juan Antonio Lavalleja y Fructuoso Rivera.

Estas últimas ilustran parte de la portada y configuran el primer capítulo. “Me pareció oportuno comenzar con Ana y Bernardina y sobre todo destacar la presencia de Ana. La propia presencia de Lavalleja en Durazno está como en un cono de sombra, seguramente por la más dominante, mucho más prolongada y conocida de Rivera y su asociación con Durazno”, indicó Padrón Favre a El Tungue Lé .

“Se ha publicado bastante sobre la segunda Revolución Patria, pero hay muchos aspectos muy poco conocidos. Sobre todo la trayectoria de Lavalleja, que comienza concentrando su ejército en el (arroyo) Pintado, en Florida, pero que después de la batalla de Sarandí se traslada para Durazno y tiene que pelear contra los unitarios, fundamentalmente desde Durazno, y cuando el Golpe del 27 hace de Durazno la capital de la Provincia. Mucho menos conocido es que Lavalleja hizo venir a su familia que estaba exiliada en Buenos Aires a vivir a Durazno”, agregó. Una época de gloria y esplendor personal del caudillo.

Por lo tanto “Ana fue vecina de esta villa de San Pedro del Durazno durante más de tres años en una casa ubicada frente a la misma plaza, y donde plaza por medio vivía Bernardina”, cuenta el también autor de Ocaso de un pueblo indio y Misiones Jesuíticas. La palabra de los protagonistas.

Con respecto a Las galarceras, brigada de mujeres a las órdenes del General Pablo Galarza, se afirma en el libro que “eran bravísimas, peleaban igual o más que un hombre, no conocían el peligro”. Padrón Favre comentó que “estaban todas vestidas de rojo y, como dice el poeta Montero López, eran muy precavidas, siempre llevaban el cuchillo en la liga”.

Escuchar

Imagen: detalle de tapa

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias