Arte y lenguaje cinematográfico en Gambito de dama

La columna de Ana Broggio

1 Feb 2021  •  13:48

1 de febrero de 2021
Actualizado: 13:48h

Versión para imprimir

En la primera incursión del año en su columna sobre historia del arte en El Tungue Le, Ana Broggio centró su comentario en aspectos de Gambito de dama, la original y exitosa miniserie lanzada a través de Netflix en octubre pasado.

Para Broggio, “el director y el equipo creativo toman un montón de elementos artísticos que fascinan por la perfección técnica en cuanto al lenguaje cinematográfico”. Destaca “el manejo de los encuadres; por ejemplo, los de las cámaras dando la perspectiva de la protagonista cuando entra al orfanatorio” así como de lo asfixiante de ese espacio. Destacó, además, la forma en que los rostros de los protagonistas y sus ojos dialogan.

Hay detalles que hablan por sí solos más allá del desarrollo argumental, dijo la analista. Ese es el caso “de los momentos cruciales cuando el estado de ánimo de la protagonista principal, Beth (Anya Taylor-Joy), se manifiesta en la ropa, como cuando el verde pálido de su vestido es similar al color de las pastillas a las que era adicta.

En Gambito de dama, agregó, “hubo un equipo que trabajó al unísono desde vestuario pasando por peinados, actuaciones, fotografía e inspiraciones artísticas específicas como el surrealismo.

Finalmente, Broggio, para quienes deseen ver por segunda vez la serie desde esta perspectiva, subrayó también que “la curva narrativa del personaje puede atrapar a cualquier amante de una buena trama y de la construcción de personajes basados en actuaciones muy sólidas”.

Ana Broggio

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias