Análisis de Óscar Bottinelli: los partidos evitan hablar de la inmigración

Las propuestas para bajar el déficit se basan en “imaginarios que no se aterrizan”, dijo el politólogo

4 Sep 2019  •  10:22

4 de septiembre de 2019
Actualizado: 10:22h

Versión para imprimir

El presidente de Factum, Óscar Bottinelli, dijo que hay muchas cosas de las que los partidos y sus dirigentes no quieren hablar por miedo a que sean políticamente incorrectas o a la profecía autocomplida. Una de ellas, señaló, es la inmigración. Para los tres principales partidos políticos el fenómeno no existe, dijo el politólogo en Puntos de vista.

Bottinelli afirmó que en los barrios de Montevideo la llegada de inmigrantes se siente cada vez más como una amenaza porque podrían estar quitando puestos de trabajo. Repasó que, en términos históricos, la xenofobia ha surgido cuando la comunidad que recibe a los inmigrantes se siente amenazada.

Acotó que en las olas inmigratorias de fines del siglo XIX y principios del XX Uruguay era un país despoblado y eso generaba buena disposición de los uruguayos a recibir extranjeros para radicarse. Actualmente Uruguay vive un detenimiento económico y problemas de empleo, apuntó.

Reducción de déficit fiscal: propuestas se basan en “imaginarios que no se aterrizan”

Por otra parte Bottinelli dijo que si bien hay acuerdo sobre la necesidad de reducir el déficit fiscal, las propuestas de los partidos para lograrlo se basan en “imaginarios que no se aterrizan”. En el caso del Frente Amplio se argumenta que se ajustarán las cuentas a partir del crecimiento, pero Bottinelli dudó acerca de si se analizan las perspectivas de crecimiento. Agregó que, en el caso de que lo haya, será lento y no se está explicando cómo se hará en el período en el que el crecimiento no se concreta.

La propuesta del Partido Nacional, continuó el analista, es reducir 900 millones de dólares y uno de los rubros de ajuste es el gasto. Apuntó que si el Estado gasta 100, le retornan 30 por concepto de impuestos y por lo tanto ahorrar 100 es ahorrar en realidad 70. Para ahorrar 900 millones de dólares, entonces, hay que hacer recortes que alcancen a 1200, concluyó. Agregó que los recortes generan además desempleo en los sectores a los que el Estado dejaría de comprarle. Para Bottinelli los dirigentes nacionalista no han aclarado cómo se gestionarán esos puntos.

“No hay recorte indoloro”, dijo Bottinelli y afirmó que el asunto subyacente al tema de los gastos es si se opta por la calidad o por la cantidad. No hay definiciones en cuanto a esa dicotomía, sostuvo.

En opinión del analista la posibilidad de un candidato de generar apoyo aún con un discurso de austeridad, recortes o necesidad de más impuestos puede bajar o no dependiendo del momento que viven las sociedades. Actualmente la sociedad uruguaya vive una etapa marcada por cierto hedonismo, más propio de sociedades opulentas, acotó.

Bottinelli dijo que en Uruguay ha bajado la calidad de los recursos humanos en cuanto a su compromiso con el trabajo. Hay un tema de espíritu, cultural, agregó. Optando por centrar el debate en asuntos administrativos, dijo el politólogo, esos temas son otros de los que se evita hablar.

Análisis de Oscar Bottinelli

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias