Pereiras: “el clásico es un partido especial”

Federico Pereiras y Andrew Feeley, protagonistas en el triunfo clásico

28 Ene 2019  •  20:31

28 de enero de 2019
Actualizado: 20:31h

Versión para imprimir

En el segundo clásico del campeonato, Aguada derrotó a Goes con un final agónico. Federico Pereiras y Andrew Feeley contaron en el Deportivo Uruguay cómo vivieron el partido y que buscan conseguir el título de Liga que se les escapó en las finales del año pasado.

Federico Pereiras juega en Aguada hace tres años y sabe la importancia de los clásicos, este año habían perdido el primero del campeonato y tenían que salir a ganar. “El clásico es un partido especial. La gente lo vive como una fiesta. Era un partido importante, se sumaron muchas cosas, era un clásico, seguir con la racha de tres partidos ganados y también era un rival que está en nuestra situación y teníamos que ganar puntos para seguir subiendo en la tabla” contó el basquetbolista aguatero.

El partido estaba empatado y quedaban apenas unos segundos cuando Dwane Davys empezó a atacar en busca de un doble ganador. El tiro del extranjero no entró y tampoco el posterior de Bavosi, pero allí estaba Andrew Feeley para cachetear un rebote y darle el triunfo a Aguada; “fue loco después de la canasta y festejamos bien. Creo que el Mono Bavosi no sabía cuánto tiempo quedaba y tiró un poco raro. Yo fui por abajo del aro a buscar el rebote y por suerte la pelota fue a mis manos y no sabía cuánto tiempo quedaba, por suerte ganamos así” contó el extranjero que vive en Uruguay hace unos cuantos años, maneja el español, va a ver a la selección y los compañeros le dicen que ya es uno uruguayo más.

Da trabajo

Pereriras jugaba al Baby fútbol, como muchísimos niños montevideanos, pero en un momento apareció el básquetbol y tuvo que decidir. Se quedó con la pelota anaranjada, sabiendo que para poder llegar le costaría muchísimo esfuerzo y trabajo individual. En Biguá integró el plantel de los cadetes B, y en base a la dedicación fue mejorando hasta llegar a jugar en primera y hasta ser convocado por la selección mayor. “Me enfoqué en dos cosas, en el entrenamiento físico, que hacía todo el trabajo con el equipo y siempre me quedaba una horita más, ya sea para hacer pesas o ejercicios de velocidad, y después también en el tiro que era algo  que me podía quedar siempre solo. Me fui afianzando desde ahí, a partir de eso mejoré un poquito,  fui teniendo más oportunidades y crecí en la confianza que te ayuda para todos los aspectos” contó Federico sobre su crecimiento como jugador y la dedicación constante al trabajo y el entrenamiento para seguir mejorando día a día.

Foto: Javier Calvelo / Adhoc fotos

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias