Abracinskas: muerte tras aborto en Treinta y Tres “es la punta del iceberg”

La organización Mujer y Salud reclama una investigación en profundidad y cómo corregir los problemas

3 Mar 2021  •  18:05

3 de marzo de 2021
Actualizado: 18:05h

Versión para imprimir

La directora de la organización Mujer y Salud Uruguay (MYSU), Lilián Abracinskas, se reunió este miércoles con el directorio de ASSE por el caso de la adolescente de 14 años que falleció por septicemia, en Treinta y Tres, luego practicarse un aborto. “Nos sentimos tranquilas” de haber sido recibidas y de que “esto no quedará impune”, dijo luego del encuentro. “El directorio está dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias”.

La organización reclama “que se indague en profundidad cuál es la situación excepcional que se generó, dónde estuvieron los problemas y cómo se corrigen a futuro”. La activista dijo que el fallecimiento “es la punta de un iceberg” y señaló que los equipos de atención a adolescentes en Treinta y Tres no funcionan. Asimismo, informó que ASSE hará una evaluación de los servicios públicos de todo el país para detectar irregularidades y prevenir situaciones.

En febrero, ASSE abrió una investigación administrativa sobre el hecho y separó del cargo en forma preventiva a cuatro médicos vinculados a la atención de la adolescente, pertenecientes tanto a la red de atención en policlínicas, como al Hospital de Treinta y Tres.  Parte de la información relevada fue enviada a Fiscalía, que también investiga lo ocurrido.

Más difusión y cambios en la ley

Los servicios de salud sexual y reproductivos tienen 10 años y necesitan ser difundidos mucho más, porque si no, la gente no los usa, no los usa correctamente o no los demanda, afirmó Abracinskas y subrayó que durante la pandemia hubo una orden del MSP para que estas prestaciones continuaran en funcionamiento.

Añadió que es necesario trabajar a nivel cultural sobre el aborto, ya que todavía se mantiene el estigma social sobre la práctica, sobre todo en localidades chicas, y esto se convierte en una barrera de acceso y uso de los servicios.

Por otro lado, consideró que hay que revisar la ley “bajo la advertencia de que no es para reabrir el debate”. “Hay evidencia para corregir la norma para mejorar la respuesta”.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias