1950: Noche de copas

Obdulio Varela después de salir campeón en Maracaná salió a tomar algo en un bar de Río de Janeiro junto Matucho Fígoli, el masajista

24 Abr 2018  •  19:23

24 de abril de 2018
Actualizado: 19:23h

Versión para imprimir

La Copa del Mundo volvía a Sudamérica después de su primera edición, Brasil recibió 13 selecciones para el retorno del Mundial postguerra. Uruguay se consagró campeón por segunda vez en su historia, en una de las gestas más grandes de la historia del fútbol.

Era 16 de julio de 1950 en Río de Janeiro y se enfrentaban Brasil contra Uruguay en Maracaná. Los locales con un empate se consagrarían campeones en el único Mundial que la definición se realizó a través de una liguilla entre cuatro selecciones. Brasil comenzó ganando y el país era una fiesta.

Lo empató Pepe Schiaffino y Alcides Ghiggia lo dio vuelta a falta de 10 minutos para el final; “en ese segundo vi que venía entrando Schiaffino y (Moacyr) Barbosa creyó que yo iba a hacer el centro hacía atrás, trató de abrirse un poco del arco para cortar el centro. Yo vi que me había dejado un claro, tiré y tuve la suerte de que la pelota entró justo allí. Contra España, en San Pablo, hice un gol idéntico a ese. Se lo hice a Ramallets”, dijo Ghiggia sobre el gol del título en Maracaná.

Noche de copas, el cuarto eposodio de Deportivo Mundial, cuenta la noche posterior a la gesta mundialista. El capitán uruguayo, Obdulio Varela, salió a un bar a tomar unas copas y se encontró con la tristeza de los brasileños.

“Ellos habían preparado el carnaval más grande del mundo para esa noche y se lo habíamos arruinado. Según ese tipo, yo se lo había arruinado. Me sentía mal. Me di cuenta de que estaba tan amargado como él”, contó Obdulio  en El reposo del centrojás, de Osvaldo Soriano.

¿Ve algún error en este artículo? Coméntenos aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Más noticias